Llegar a fin de mes es fácil con el método de la abuela

 

Empezar a llevar las cuentas de tu economía es mucho más fácil de lo que te imaginas. Debes cambiar tu mentalidad y cada mes dedicar un rato a planificar las cuentas de tu familia. El primer mes será más largo, y luego se hará más fácil. Además el primer mes habrá más desajustes, es normal, ¡tranquilo! pronto le cogerás el truco.

llegar a fin de mes

Llegar a fin de mes es fácil si sabes cómo

 

Existe un método muy sencillo para empezar a hacer cuentas y llegar a fin de mes.

Este método consiste en apuntar lo que ganas y lo que gastas y después cumplirlo utilizando los sobres de la abuela. Puedes utilizar la hoja que aparece al final del libro "Si no llegas a fin de mes es porque no quieres".

En esta hoja debes escribir lo que ganas y lo que vas a gastar cada mes. Los gastos deben estar detallados y por eso están divididos en apartados.
Empieza con lo que vas a ingresar, con las nóminas que entren en la familia y con otros ingresos que pueden ser ventas de cosas o con proyectos que hagas. Esto es sencillo.
Después aparece el apartado de ahorro y solidaridad. Está en primer lugar porque ahora el ahorro es tu primera prioridad. Marca cuento vas a ahorrar y cuanto vas a donar. Después marca tu objetivo de gasto en cada apartado y cúmplelo. El gasto más el ahorro deben ser igual a tus ingresos. La solidaridad es tan importante como el ahorro y el gasto juntos. Lo insistiremos siempre. No dejes que el querer conseguir un mejor futuro y vivir con tranquilidad te conviertan en un usurero esclavo del dinero. ¡Recuerda el Cuento de Navidad de Dickens!

Encuentralo en:

Antes de empezar a escribir los gastos tenemos que pensar en aquellos gastos que no son mensuales para los que tenemos que ir ahorrando mes a mes para que cuando lleguen no sean una “sorpresa”. Porque Navidad nunca es una sorpresa, siempre es el 25 de diciembre. El seguro del coche tampoco debería serlo. Vamos a verlo.
Es habitual que el seguro del coche sea un pago anual. Imagínate que son 600€ al año, lo que harás será dividir 600€ entre 12 meses que equivalen a 50€ que debes ahorrar al mes para que cuando llegue el cargo no tengas ninguna sorpresa. El primer año que empieces a hacer las “Cuentas del mes” tendrás que ver cuantos meses te quedan para que te cobren el seguro del coche. Si por ejemplo te quedan 6 meses para el próximo recibo deberás ahorrar 100€ al mes para poderlo pagar sin sorpresas. De esta manera procederás con el resto de gastos anuales como los seguros, los muebles que quieras cambiar, el IBI, tasa de basuras, impuesto de matriculación, reparaciones, coche que quieras comprar, material escolar o las vacaciones. Este tipo de gastos aparecen en la hoja junto con una columna a su izquierda donde se suma lo que ya llevas ahorrado para cuando lleguen esos recibos. Encima de la columna de “ahorro para gastos anuales” sumas la cantidad total de dinero que te van a cobrar. No es dinero para imprevistos es dinero que ya has gastado y no te han cobrado. Es un dinero que no es tuyo, no lo toques.
Una vez hecho eso has avanzado, lo tienes un poco más claro y ya puedes hacer “Cuentas del mes” del resto de gastos. Para controlarlo puedes hacerlo de dos maneras. Utiliza la que más te motive porque todo es una cuestión de motivación y disciplina. Si sigues nuestros consejos verás cómo todo es mucho más fácil de lo que te imaginas, pero recuerda: no te puedes engañar ni dejarlo pasar.

 

LLEgar a fin de mes es mucho más fácil de lo que te imaginas. olvídate ya de excusas y toma el control de tu dinero hoy.  

Controla lo que has apuntado con el método de los sobres

 

La manera para asegurarte de que cumples el plan de gasto que tú mismo has escrito en tus “Cuentas del mes” es la tradicional de los sobres. La utilizaban nuestras abuelas y es tan sencilla como meter al principio de mes el dinero correspondiente de cada categoría en un sobre con su nombre. En el sobre de transporte metes el dinero que has calculado para ese mes para el transporte. No hagas trampas. No utilices el dinero de un sobre para otra cosa. Si vas al supermercado y te olvidas el sobre, vuelve a casa a cogerlo. Si se te acaba el dinero ya no puedes gastar más en eso. Si se acaba el dinero de “Comida” ya no compres más comida en el supermercado, rebusca en tus armarios, que seguro que encuentras algo. 

Si hasta el día de hoy no has sido capaz de gestionar tu dinero con tarjetas de crédito y haciendo cuentas con lo que te queda en el banco, no creas que ahora por arte de magia vas a poder cambiar. Utiliza los sobres y cuando vayas al supermercado y no te hayas llevado el sobre volverás a tu casa a cogerlo, aunque lleves dinero encima. Al regresar a por el sobre te demostrarás tu compromiso con el proyecto y empezarás a ver que estás cambiando. No dejes de hacerlo.
Al ver lo que te queda el sobre gastarás menos porque no querrás que se acabe. Esto es diferente con las tarjetas que como no ves el dinero te da igual gastar 50€ que 70€ en una compra por ejemplo de supermercado. El dinero en metálico nos cuesta más darlo, es cuestión psicológica y los bancos lo saben, por eso nos incitan a tener y gastar con la tarjeta o con el móvil.
Con el sistema de sobres a lo mejor te has gastado todo el dinero para el supermercado pero te queda dinero para salir a tomar algo, no lo cambies nunca de sobre. El mes siguiente harás las cuentas de otra manera. Pero este mes no lo cambies. Si al final de mes te sobra dinero en algún sobre, date un capricho con parte de ese dinero, te lo mereces, lo has hecho bien, y con el resto guárdalo para crear tu Fondo de Emergencia que explicamos en el libro "Si no llegas a fin de mes es porque no quieres" y así no volver a pedir un crédito en tu vida.

vivienda

Trucos para vender tu casa


© Copyright 2021. José Rodríguez Cuadrado. Reservados todos los derechos. Política de privacidad.